¿Cómo se siente tocar un sueño? 21 de abril de 2015 20:33

tocar un sueño

Los sueños están hechos de puntos de vista, de imágenes, de recuerdos, de dobles sentidos y esperanzas. Neil Gaiman lo dijo. Y no andaba muy lejos de la verdad. ¿Pero cómo se siente tocar esos sueños? Porque dicen que los sueños no están hecho de partículas, sino de materia etérea. La fórmula secreta para tocar todos tus sueños, tus historias, tus leyendas, rozarlos con las yemas de los dedos, sentir la caricia de las noches de desvelo que escribiste y que te miran de vuelta, está en tu libro. El mismo que, al publicarlo, has convertido en algo real. Ahí han quedado maravillosamente selladas todas esas historias, puntos de vista, infancias rescatadas que anidaban en tu corazón. Ahora están en la suavidad seductora del papel de cada página, en el brillo de la portada que como la pupila del ser amado te mira y te invita a perderte en su mundo.

 

Conocer tu propio libro, tus sueños trasladados a papel y tinta, será como descubrir el misterio del primer amor. Porque cada página a la que des la vuelta será como un guiño lleno de promesas que te enamorará aún más. Bien podrás decir que es la más genuina aventura de tus sentidos, pues al tocarlo suavemente te devolverá su alma; te acompañará todo el tiempo, en tu bolsa, en tus ratos de ocio, incluso junto a tu cama, donde antes de apagar la luz te insinuará un momento de intimidad. Ahí estará la dureza de su lomo o la suave curvatura de sus folios abiertos; cada palabra una sugerencia; cada párrafo que tú mismo escribiste, una invitación a sumergirse en una historia, tu historia, que ciertamente será nueva cada vez que la compartas con alguien, inalterada, cautivadora. Tu nombre será como el presentador de un viejo espectáculo que, sin embargo, se renovará cada vez que tu libro acompañe a alguien en su viaje por los sueños. Y él o ella también podrá sentir la seducción, física y espiritual, de tener tu libro en las manos. Quien diga que no es posible tocar un sueño, no ha sentido la seducción del papel.