¿Debo contratar un servicio editorial cuando podría hacerlo por mí mismo? 24 de junio de 2017 12:16 1 Comentario

Autoedicion

Por lo menos eso dice Amazon…

 

            Efectivamente, eso es lo que dice Amazon y es cierto; pero déjame ponerlo de esta manera: probablemente tú sabes cocinar, quizá lo hagas estupendamente bien; sin embargo hay ocasiones en que prefieres ir a un restaurante y pagar por el servicio. ¿Por qué? Tal vez por que quieres evitarte todo el trabajo de tener que ir a comprar los ingredientes, picar, sazonar, hornear, freír, etc.

 

            Cocinar te lleva tiempo, dinero y esfuerzo, por esa razón decides contratar el servicio de profesionales.

 

            En la cuestión editorial no es tan fácil como cocinar un par de huevos con jamón. En realidad es un poco más complicado: necesitas profesionales que diseñen la portada, el formato interior, se encarguen de la distribución y más.

 

            Pero Amazon dice que puedo hacerlo yo (insistes). Si alguna vez has intentado someter tus libros a Amazon, o iTunes, o cualquier otra distribuidora, seguro te has topado con que “el formato no tiene las especificaciones necesarias”, o “la portada no cumple con los requisitos necesarios”. Entonces tienes que contratar su servicio de diseño de portada para que te la hagan como debe de ser, también sus diseños de formato interior, porque resulta que tu manuscrito no cumplió tampoco con los requisitos. Al final terminas haciendo lo mismo que si contrataras una compañía de Servicios Editoriales, sólo que lo estás haciendo en partes.

 

            Actualmente existen muchas compañías que ofrecen Servicios de Autoedición, pero debes tener mucho cuidado a cuál contratas, porque podrías estar contratando a una “Vanity Publishing”. Las “Vanity” (en español sería algo así como editoriales de publicación por vanidad) sólo buscan la manera de estafarte.

 

            Helen Sedwick, en su bestseller Self-publisher’s Legal Handbook, dice que debemos tener mucho cuidado con las compañías “Vanity”, y aprender a identificarlas y diferenciarlas de las que en verdad te ofrecen un servicio de autopublicación o autoedición.

 

            Vamos a ver los puntos más importantes para identificar estas compañías fraudulentas, basándonos en los consejos de la experta legal Helen Sendwick, para evitarte grandes dolores de cabeza en el futuro:

 

1.- EL PRECIO DE VENTA DE TU LIBRO.

 

Si llamas a una compañía editorial para pedir informes, lo primero que debes preguntar es: “¿quién pone el precio de venta de mi libro, ustedes o yo?” Si la respuesta es: “nosotros, porque somos la editorial”. No lo pienses más… ¡huye!

En primera, van a poner a tu libro un precio tan elevado que va a ser muy difícil que se venda, tomando en cuenta que aún no eres un autor reconocido.

La realidad es que a ellos no les importa tu libro, ni tú, ni mucho menos tus lectores; lo que ellos quieren es sacarte la mayor cantidad de dinero posible. ¿Cómo? Muy sencillo, por lo menos tus amigos y familiares van a comprar tu libro, y eso les traerá ganancias a ellos (aparte de las que ya obtuvieron al cobrarte por publicar tu obra).

 

El siguiente consejo que nos da Helen:

 

2.- LAS REGALÍAS.

 

Si la compañía que estás eligiendo se queda con el 50% o más de tus regalías… ¡huye!

 

De hecho, si se queda con cualquier porcentaje de tus regalías deberías de huir, pero ese es un punto algo complicado.

 

Voy a hablarte como autor y no como gente de negocios: yo creo que una compañía de autopublicación que te está cobrando por el servicio de publicar tu obra, no debería compartir las regalías que te pertenecen; pero esa es una opinión muy personal. Sin embargo, si tú estás de acuerdo con compartir tus regalías con ellos, fíjate muy bien qué porcentaje estás dispuesto a compartir y qué tanto es lo justo. Definitivamente el 50% o más no es lo justo.

 

También ten mucho cuidado con esas compañías cuyo porcentaje de regalías que te quitan, depende del paquete de edición que elijas. Mientras más caro es el paquete, menos porcentaje te quitan, pero se están cobrando por adelantado, porque en realidad, sólo le están aumentando el precio al paquete sin agregar ningún servicio extra que valga la pena.

 

3.- LA VENTA DE TUS LIBROS.

 

            Seguro que has visto algunas compañías cuyos paquetes de publicación son algo más o menos así:

 

50 ejemplares: 800.00 Euros (o dólares)

100 ejemplares: 925.00 Euros

1000 ejemplares: 3650.00 Euros.

 

Ten mucho cuidado, porque aquí no te están vendiendo un servicio de publicación, más bien te están vendiendo tu propio libro.

 

Estamos en el siglo XXI, en la era de la tecnología. La mejor opción de venta en la actualidad es “Bajo demanda”; es decir, conforme el libro se va vendiendo se va imprimiendo.

 

Funciona de esta manera: ponemos tu libro a la venta en Amazon, entonces Amazon va a hacer un pedido de unos 5 o 10 libros para poder poner su promoción de “Pídelo en un lapso de dos horas y recíbelo mañana mismo”. Si tu libro comienza a venderse bien, entonces harán pedidos cada vez más grandes.

 

Mientras estoy escribiendo esta parte del post, me acaba de llegar un email de un autor que publicó su obra precisamente de esa manera, y ahora me está preguntando si podemos distribuirle los 1000 libros que tiene. El problema es que ni nosotros ni nadie puede hacerlo debido a que el ISBN le pertenece a él. La única manera que tiene de deshacerse de los 1000 libros es ofrecerlos directamente en las librerías, o hacer presentaciones personales.

 

¡Mucho ojo! No te dejes engañar.

 

4.- LA PORTADA.

 

            Otro punto importante para darte cuenta si la compañía que estás eligiendo para realizar tu sueño te conviene o no, es el diseño de tu portada.

 

            Si el paquete que elegiste incluye el diseño de portada, fíjate muy bien en esto: ¿Puedes elegir tu portada entre cientos de hermosas portadas prediseñadas? ¿Sí? Entonces… ¡HUYE!

 

            ¿Acaso tu libro es prediseñado? ¿Acaso leíste Romeo y Julieta de Shakespeare, cambiaste el nombre de Romeo por el de Rómulo y el de Julieta por el de Julissa y sacaste tu próximo bestseller: “Rómulo y Julissa”? No, ¿verdad? (eso espero). ¿Entonces por qué vas a elegir una portada prediseñada a la cual le van a cambiar sólo el título y el nombre del autor? ¿Quieres que tu libro tenga la misma portada de otros 200 libros más de esa editorial? ¡No y no! Tu libro es único, te costó quizá años escribirlo, utilizaste tu imaginación y creatividad para crearlo; lo menos que puedes hacer es darle una portada tan única y original como el manuscrito.

 

            Por supuesto que si quieres que sus diseñadores profesionales te hagan una portada a tu gusto, entonces tienes que pagar extra; por lo tanto, el paquete en realidad no incluye el diseño de la portada, simplemente incluye una portada a la cual sólo le cambiarán el título o alguna foto que les proporciones y listo. Eso no es diseñar una portada. Diseñar una portada es que el equipo de diseñadores entienda primero la idea del autor, luego comiencen con el proceso creativo y después pongan en papel ideas, las cuales te deben presentar, y tú deberás opinar y sugerir hasta que quedes completamente satisfecho con el resultado final. ¡Eso es hacer una portada! Recuerda que la portada es lo primero que va a ver el lector antes de comprar tu libro, y debería atraparlo desde el primer momento.

 

5.- EL FORMATO.

 

            Aquí tenemos casi el mismo problema que con la portada. ¿Tu casa editora tiene cientos de hermosos formatos interiores para que escojas el que más te guste? Pues ya sabes: ¡huye!

 

Cuando un diseñador profesional hace el formato interior de un libro, tiene dos cosas en mente: la primera, que el libro se vea bien, que sea atractivo, bonito; la segunda, que sea de fácil lectura para el lector.

 

No se debe utilizar el mismo formato en una novela histórica o de la época medieval, que en un libro de superación personal o de cómo curar el cáncer. El tipo de letra que se utilice, los márgenes, tamaños, etc., son importantes a la hora de dar formato a tu libro. No es nada más cuestión de que elijas el que más te guste. ¿Y el lector? ¿No cuenta? Si la letra es muy pequeña o muy grande, si los espacios son muy grandes o muy pequeños, corres el riesgo de que el lector se canse de leer en la página 3 y deje tu libro a un lado para no volverlo a tomar.

 

            El formato de tu libro debe de hacerse de acuerdo al tema del mismo, la cantidad de palabras que contiene y de acuerdo al gusto del autor, por supuesto, pero sin olvidar la facilidad de lectura para el lector.

 

            Bueno, espero que con esta información puedas elegir una compañía de Servicios Profesionales de Autopublicación adecuada para ti, y sobre todo responsable. ¿Prefieres hacerlo por ti mismo? Bien, eso tiene sus ventajas y sus desventajas.

 

La ventaja es que te ahorrarás el pago por el servicio profesional de una compañía. ¿Las desventajas? Mmmmhhhh… bien, necesitas dedicarle tiempo, y también tienes que contratar gente profesional que se encargue, por ejemplo, de la portada. No basta que tu primo Chencho sea diseñador gráfico, debe ser especialista en portadas de libros; por lo tanto tendrás que contratar a uno.

 

También necesitarás quién se encargue del formato tanto en el libro en papel como en el libro digital. Son dos formatos completamente diferentes. Esto sólo en la cuestión de diseño, por lo demás necesitarás:

 

Abrir una cuenta en Amazon para que tu libro se venda solamente en Amazon, después abrir otra en iTunes Connect para vender tu libro digital en iTunes; otra cuenta en GooglePlay, otra en KDP (Kindle de Amazon), también tendrás que distribuir en Barnes and Noble, Ingram, Baker and Taylor, Casa del Libro de España, El Corte Inglés, Librería Gandhi de México… ¡uf! Bueno, como dije antes, de poder hacerlo, puedes hacerlo, pero necesitas tiempo, dinero, esfuerzo y algo de conocimiento.

 

Pero si decides elegir una Compañía de Servicios Profesionales de Autopublicación, no olvides los 5 consejos que puse más arriba, basados en el experto consejo de la autora Helen Sendwick.

 

Te deseo mucha suerte y sobre todo, muchísimo éxito en las ventas de tu libro.